Conectar
Papito Dios,

Dirigimos nuestra oración al silencio, ahí donde muchos no pueden escuchar… Donde se paga con Fe el precio de la eternidad, donde iniciamos nuestros pasos al andar.

Escucharte cada vez más fuerte es lo que me has obsequiado Señor… Ahora ya ni el egoísmo, ni mis deseos apaciguan Tu voz.

Eres fruta fresca, roció de manantial… Eres guardián de mi alma, eres voluntad y expresión. Eres Dios, eres Amor.

Compartirte por el mundo es creer en Ti, es llevar pan al hambriento, es compartir de Tu amor,

Amén