Conectar
Dios Padre, Amado Rey,

Trabajo día a día, porque agradecido con la vida que me das estoy, buscando con mi esfuerzo Señor agradar a Tus ojos, no hay día que mi mano no levante para darte Gloria Gran Rey.

Más en el camino de la vida de maletas me llene, de abrazos y besos que quizá no con dinero, pero si con tiempo compre, olvidándome que el polvo es polvo y que Único solo es mi Dios.
Papito, necesitamos de Ti, necesitamos de Tu intervención. Te lo rogamos Gran Rey, no dilates la bendición a nuestra mesa Papá, que si bien nos esforzamos como mortales, nuestra alma, pieza de Ti, te adorara por la eternidad.

Eres Tú Dios Padre, Dios en Todo Tiempo, eres Tu Gran Poderoso Inmortal...
¡Atiende a Tu Ministerio Papá!, que la gloria que arrastramos a Tus pies, Te pertenece por completo.

Amén