La memoria de teflón, del costarricense es una vergüenza.