Conectar
Dios Padre,

Gracias amado Rey por dirigir mis pasos, por sostenerme cuando el barro ha confundido mis pasos, por cuidarme cuando mi propio juicio me ha conducido en mi contra.

Por favor Papá, perdóname, me volví a equivocar, volví a caer.

Gloria a Ti Señor Poderoso,

Amén