La gran esfinge en 1850 antes de ser restaurada deja ver una realidad que quizá quisimos humanizar...