Conectar

Señor,

En momentos de profunda tristeza, nostalgia, impotencia, Te invocamos, Te llamamos con todo nuestro corazón para rogar Tu consuelo, Tu esperanza, Tu amor...

Bendito Padre, que cuando mi corazón se estruje de dolor, sea porque Tú le estás abrazando muy fuerte para sostenerme, que mi mente y mi espíritu se abran a las soluciones, que mi alma pueda sentir el calor de Tu bendita presencia y que se calme la ansiedad, la soledad, las pesadillas...

Que mi dolor sea una ofrenda de fe al esperar un mejor mañana, que mis lágrimas sirvan para lavar mis pecados pasados y que mi corazón sepa apreciar Tu compañía, porque Contigo sería ingrata(o) decir que estoy sola(o)...

Gracias Papá porque me dejas llorar en Tu regazo y Tu con amor enjugas mis lágrimas...

Amén