La carga de
marzo 23, 2024 / Andrea del Carmen

¿Qué son los Huesos y cuáles son sus funciones?

svg607

Los huesos son órganos duros y resistentes que forman el esqueleto del cuerpo humano y de otros vertebrados. Están compuestos principalmente de tejido óseo, que es una combinación de células vivas y material extracelular mineralizado, como el calcio y el fósforo.

Explorando la importancia de los huesos

Los huesos trabajan junto con los músculos para sostener el cuerpo cuando estamos de pie y para movilizar el cuerpo cuando caminamos o corremos. Los huesos también: albergan la médula ósea, que produce las células sanguíneas y almacenan factores de crecimiento, minerales como el calcio, fósforo. También liberan factores en la sangre que son necesarios para el funcionamiento normal de los órganos blandos como el riñón.

El cuerpo humano necesita calcio para desarrollar y mantener los huesos, así como para garantizar que todas sus células funcionen correctamente. Los huesos no solo necesitan calcio para el crecimiento y la salud, sino que también requieren otros factores y nutrientes, como la vitamina D, para funcionar normalmente, ya que estas estructuras proporcionan soporte, protección, movimiento y participan en la producción de células sanguíneas y el almacenamiento de minerales.

¿Qué es la remodelación ósea?

Los huesos son tejidos dinámicos que se encuentra en un proceso continuo de renovación. Se ha calculado que en un año se reemplaza alrededor del 5 % del hueso cortical y un 20 % del trabecular, por lo que esqueleto se renueva totalmente cada 10 años por término medio.

El proceso se inicia por la actividad de los osteoclastos que destruyen el hueso en pequeñas áreas localizadas, a continuación los osteoblastos lo reparan creando nueva matriz intercelular y facilitando la mineralización. El balance entre la reabsorción y la formación óseas es un proceso complejo que está determinado en parte genéticamente, influyendo factores nutricionales y hormonales.

¿Cuál es la estructura de los Huesos

Los huesos, componentes fundamentales del esqueleto humano, exhiben una estructura compleja y especializada que les confiere resistencia y funcionalidad. En su exterior, están cubiertos por el periostio, una membrana fibrosa que nutre y protege el hueso. La capa externa está compuesta por tejido óseo compacto, densamente organizado en sistemas de Havers, mientras que en el interior se encuentra el tejido óseo esponjoso, que alberga la médula ósea y proporciona elasticidad y ligereza.

A continuación estructura de los Huesos:

  • Periostio: Es una membrana fibrosa que envuelve la superficie externa del hueso, excepto en las articulaciones. Contiene vasos sanguíneos y nervios que nutren y sensibilizan el hueso.
  • Tejido óseo compacto: Esta capa dura y densa forma la parte externa del hueso. Está compuesta principalmente por células óseas (osteocitos) dispuestas en anillos concéntricos llamados sistemas de Havers.
  • Tejido óseo esponjoso: En la parte interna del hueso, especialmente en las epífisis (extremos), hay un tejido menos denso y más poroso llamado tejido óseo esponjoso. Está compuesto por trabéculas óseas, que proporcionan soporte y resistencia con menos peso que el tejido compacto.
  • Médula ósea: Hay dos tipos de médula ósea: médula ósea roja, que produce células sanguíneas (glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas), y médula ósea amarilla, que consiste principalmente en tejido adiposo y actúa como reserva de energía.
  • Epífisis: Son las extremidades de un hueso largo. Están cubiertas de cartílago articular y están unidas al resto del hueso por la metáfisis.
  • Metáfisis: Es la porción del hueso donde se produce el crecimiento en longitud, presente en los huesos largos durante la infancia y la adolescencia.
  • Diáfisis: Es el cuerpo principal del hueso largo, entre las epífisis. Está formado principalmente por tejido óseo compacto.
  • Cavidad medular: Es un espacio hueco en la diáfisis que contiene médula ósea amarilla.
Fémur humano. Cortesía de Wikipedia

¿Cuáles son las funciones principales de los Huesos?

El hueso es un órgano vivo que contiene células y vasos sanguíneos que le aportan oxígeno y nutrientes. Se encuentra en constante proceso de remodelación, aumenta de tamaño tanto en longitud como en grosor durante la infancia, la adolescencia y es capaz de autoregenerarse después de sufrir una fractura, proceso que se conoce como consolidación ósea.

Las principales funciones de los huesos en el cuerpo humano incluyen:

  • Soporte estructural: Los huesos forman el marco estructural del cuerpo, proporcionando soporte y rigidez que permiten mantener la forma del cuerpo y resistir la gravedad.
  • Protección de órganos: Los huesos protegen órganos vitales de lesiones y daños. Por ejemplo, el cráneo protege el cerebro, las costillas protegen los pulmones y el corazón, y la columna vertebral protege la médula espinal.
  • Facilitación del movimiento: Los huesos, junto con las articulaciones y los músculos, permiten el movimiento del cuerpo. Actúan como puntos de anclaje para los músculos y proporcionan palancas para la acción muscular.
  • Producción de células sanguíneas: Dentro de la médula ósea roja, se produce la mayoría de las células sanguíneas, incluyendo glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas, en un proceso conocido como hematopoyesis.
  • Almacenamiento de minerales: Los huesos actúan como reservorios de minerales, especialmente calcio y fósforo. Estos minerales se liberan en el torrente sanguíneo según las necesidades del cuerpo para mantener el equilibrio mineral y facilitar diversas funciones fisiológicas, como la contracción muscular y la coagulación sanguínea.
  • Almacenamiento de grasas: En la médula ósea amarilla, se almacenan lípidos y grasas que pueden servir como reserva de energía.
Esquema de la estructura ósea. Cortesía de Wikipedia.

El tejido óseo es el conponente principal de los Huesos

El tejido óseo es el componente principal de los huesos en el cuerpo humano y en muchos otros vertebrados. Este tejido está compuesto principalmente de células especializadas llamadas osteocitos, que están incrustadas en una matriz extracelular compuesta principalmente de colágeno y sales minerales, como calcio y fósforo. Esta combinación proporciona a los huesos su resistencia, flexibilidad y capacidad para soportar cargas. Ya que está formado por células y sustancia extracelular, también llamada matriz ósea. Las células representan únicamente el 2 % del tejido, mientras que la matriz extracelular es el 98 %.

  • Células: Las células pueden ser de varios tipos: células osteoprogenitoras (células madre), osteocitos, osteoblastos y osteoclastos.
  • Matriz extracelular: Está formada en un 70 % por sustancia inorgánica rica en calcio y fósforo (hidroxiapatita) y en un 30 % por materia orgánica, principalmente fibras de colágeno. Los cristales de hidroxiapatita se disponen alrededor de las fibras de colágeno formando un armazón con excepcionales propiedades mecánicas que le da al hueso su gran resistencia.
Células óseas. Cortesía de Wikipedia.

¿Cuál es la clasificación de los Huesos?

Los huesos se pueden clasificar de varias maneras según diferentes criterios. Esta clasificación basada en la forma, también se pueden clasificar los huesos según su función como huesos de soporte, protección, movimiento, etc., su ubicación en el cuerpo y su desarrollo embrionario.

  • Huesos largos: Son más largos que anchos y tienen una forma alargada con extremos ensanchados. Ejemplos incluyen los huesos de los brazos (húmero, radio, cúbito) y las piernas (fémur, tibia, peroné).
  • Huesos cortos: Tienen aproximadamente la misma longitud, ancho y grosor, lo que les da una forma cúbica o esférica. Ejemplos incluyen los huesos del carpo (muñeca) y los huesos del tarso (parte del pie).
  • Huesos planos: Son delgados y planos, lo que les permite proporcionar protección y puntos de inserción para músculos grandes. Ejemplos incluyen los huesos del cráneo, las costillas y el esternón.
  • Huesos irregulares: Tienen formas complejas que no se pueden clasificar fácilmente en ninguna de las categorías anteriores. Ejemplos incluyen las vértebras de la columna vertebral y algunos huesos faciales.
  • Huesos sesamoideos: Son huesos pequeños y redondeados que se desarrollan dentro de ciertos tendones en respuesta a la tensión o la presión. El hueso sesamoideo más grande y conocido es la rótula (patela) en la rodilla.
Clasificación de los huesos. Cortesía de Wikipedia.

Formación de los Huesos Humanos

La formación de los huesos humanos es un proceso complejo que ocurre principalmente durante dos etapas clave de la vida: la etapa embrionaria, el período de crecimiento, desarrollo en la infancia y la adolescencia. En la etapa embrionaria, las células mesenquimales se diferencian en condrocitos, comenzando la formación del esqueleto a través del cartílago hialino.

La osificación intramembranosa y endocondral transforma gradualmente este cartílago en hueso. Durante la infancia y la adolescencia, el crecimiento óseo se produce principalmente a través de la actividad de la placa de crecimiento, donde el cartílago continúa produciendo nuevas células óseas. Finalmente, la maduración ósea y la remodelación continua ocurren a lo largo de la vida, influenciadas por factores genéticos y ambientales como la nutrición y la actividad física.

El papel fundamental de la alimentación en los Huesos

La alimentación desempeña un papel fundamental en la salud ósea, ya que proporciona los nutrientes necesarios para mantener la fortaleza y la densidad de los huesos a lo largo de la vida. Los nutrientes clave, como el calcio, la vitamina D, la vitamina K, el magnesio, las proteínas y el fósforo, son esenciales para la formación, el mantenimiento y la reparación del tejido óseo.

En resumen, los huesos son mucho más que simples estructuras inertes; son fundamentales para la integridad y el funcionamiento del cuerpo humano. Mantener una buena salud ósea a lo largo de la vida es esencial para garantizar una calidad de vida óptima, con huesos fuertes y saludables.

Navegación Rápida

  • 1

    ¿Qué son los Huesos y cuáles son sus funciones?